Ser pai- Damos voz ós nosos socios

Dende Rede CRIA, preto de cumprir ó noso primeiro aniversario queremos felicitar a tódolos pais neste día tan importante para eles.

Aínda que a paternidade non está relacionada con cambios hormonais nin cambios físicos, a espera, as inquedanzas e os medos que chegan antes do nacemento dun fillo/a son moi parecidos ou mesmo iguais os da nai, incluso coas mesmas dúbidas que non se comparten para non asustar ou preocupar.

Nun modelo de crianza baseado no apego seguro e cunha aposta pola lactación materna, o papel do pai pode parecer secundario sobre todo nos primeiros días e mesmo meses, pero sen dúbida ten unha labor esencial no apoio e fortalecemento da familia e do vínculo da nai co bebé.

Pero para falar das sensacións e sentimentos que implican convertirse en pai, mellor damos voz ós nosos socios que nunhas liñas nos falan de que supuxo para eles ser pais e como o afrontan no seu día a día.

“En el momento de conocer la noticia me invadió la sorpresa (a pesar de que era un hijo muy deseado). Una vez asimilado todo era emoción, entusiasmo, ganas de que llegara… 

Luego, cuando faltaba poco para que naciera, te invade un poco el nerviosismo, el miedo a saber si lo harás bien, si sabrás cuidar de él, si serás capaz de entenderle…. 

Una vez que lo ves nacer y ya lo puedes tocar, sentir, oler… todo se transforma en felicidad.

A medida que va pasando el tiempo y ves cómo va creciendo, cómo va aprendiendo cosas, ves que todo lo que le intentas enseñar lo va poniendo en práctica… eso es…. INCREíBLE.

Me pasa sobre todo cuando lo veo jugar en casa con sus cosas, o en el parque, cuando está a su aire sin que nadie le moleste. Es un cúmulo de emociones todas positivas. Hace que se me olviden los problemas del día a día.”


“Para mí, ser padre es: confirmar todo aquello que pensaste que sería antes de serlo, como por ejemplo ayudar a crear y construir un ser humano, ser responsable de poder criarlo y mantenerlo, estar dispuesto a dar todo lo que puedas tener por él/ella, etc… pero, poniendo todo esto patas arriba, a una velocidad endiablada y lo que es más importante, reaprendiendo a cada minuto todo eso que pensabas que sería de una determinada manera. Porque te vas a dar cuenta de que, aunque la base sea la misma, ¡hay mil y un matices en los que no habías ni pensado!”


“Es de las experiencias más bonitas que he vivido, los abrazos de mi pequeña y su sonrisa cuando la veo no tienen precio.”


“Pues desde el minuto cero en que su carita arrugada y llorosa viene a la vida, ves cómo va ganando espacio en la tuya, quitándote tiempo e independencia pero llenándote de muchos momentos especiales que siempre guardarás en el recuerdo y en el corazón. Un hij@ te quita horas de sueño con paseos en tus brazos a altas horas de la madrugada pero te compensa con su manita sujetándote un dedo con ternura y su cara de total relajación cuando se termina durmiendo. Un hij@ hace que te desesperes cuando tiene una rabieta porque no quiere comer o no se quiere vestir pero después te saca más de una sonrisa con cualquiera de sus frases disparatadas pero llenas de sinceridad. Un hij@ cambia las prioridades en tu agenda, pero la llena de cosas que antes de tenerlo no imaginabas que llegarías a hacer. Lo mejor de todo es ver cómo esas cositas frágiles que un día llegaron a tu vida poco a poco se van convirtiendo en personitas, con sus inquietudes, razonamientos y personalidad propia, que no dejan de sorprenderte cada día.”


“La paternidad la comencé con dos sensaciones encontradas. Por una parte, la mejor sensación de mi vida, una alegría desbordante acompañada de una increíble felicidad. Por el otro, pasé 15 días con miedo continuo pensando que a mi hijo le pudiera pasar cualquier cosa. Ni que decir tiene que ganaban por abrumadora superioridad la alegría y la felicidad. Pasados esos 15 días comencé a disfrutar al 100% de la mejor experiencia de mi vida. Algo sin lo que no sería tan feliz como lo es en estos momentos.”


“Para mí ser padre me ha cambiado en muchos sentidos. Pero especialmente me ha transformado la forma de ver el mundo, a través de los ojos de mi hija, redescubriéndolo y dándome cuenta de lo rápido que pasa el tiempo y que cualquier “mala etapa” es sólo eso, una fase pasajera. No cambiaría ser padre por nada del mundo.

Me ha hecho ser consciente de lo que Macaco decía en su canción ‘Moving’: “Caminar hacia atrás no es retroceder, quizás sea caminar hacia el saber”.

Caminar hacia una crianza basada mas en nuestra naturaleza salvaje y menos “controlada” quizás sea caminar hacia el saber. Esto me ha ayudado a apoyar a la mamá de mi hija, en la lactancia a demanda, BLW y un largo etc. Nunca deis por cierto todo cuanto creáis cierto. Las verdades absolutas no existen.

Feliz Día del Padre.”


Dende a Familia de Rede CRIA, desexamos a tódolos papas: ós novos, ós que xa levades un longo camino, ós que xa sodes incluso avós e, sobre todo, ós que en breves ides coñecer ó voso/a primeiro/a fillo/: Feliz Día Papás!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *